Biografía del P. Dehon



Hombre incansable a pesar de su fragilidad física, sostenido por una fe profunda y genuina, hecha “de certeza en la confidencia”: la roca sobre la que el P. Dehon había construido el edificio de su vida y de su misión. De ella provenía el optimismo cristiano y constante, que superando toda prueba lo llevaba a mirar hacia delante con esperanza: “tenía una fe radiante que la manifestaba en la predicación y con el ejemplo, con un amor ardiente al Corazón de Cristo”. 
Amor y reparación eran sus grandes preocupaciones: reparación eucarística mediante la adoración confiada a sus religiosos como misión en la Iglesia; reparación social mediante la justicia y caridad como caminos hacia una “civilización del amor”. 
En la contemplación del Corazón de Cristo llega a aquello que fue considerado como una constante de su personalidad: la bondad luminosa que lo rodeaba de un atractivo y afecto grandes, especialmente entre los jóvenes, llegando a ser conocido como el “Trés Bon Père”.

Había en él un admirable equilibrio de virtudes humanas, en la simplicidad y en contexto de la vida ordinaria, que él con el celo apostólico y ascesis mística, con la gracia del Señor, hizo sobrenaturales en el esfuerzo constante hacia la perfección sacerdotal y religiosa, un ejemplo de sacerdote y religioso para los tiempos modernos.



Para leer más ir a: Biografía Extensa


Comentarios

Entradas populares de este blog

Acordes del Himno de la JMJ y Mejores Versiones

¿Cómo desarrollar un tema en un encuentro juvenil?

Oración por la paz a Jesús sacramentado