Entradas

Mostrando entradas de abril, 2017

Al llamarnos Dios nos ofrece su gracia

Imagen
1. Me llamó por su gracia (Gál. 1,15) Ciertamente, lo primero que vincula Pablo en su vida a la obra de la gracia es el haber sido llamado por Cristo. Así lo manifiesta en la carta a los gálatas cuando trata de legitimar su actuación y su predicación del Evangelio frente a otros cristianos procedentes del judaísmo para quienes la observancia de la religión judía en su totalidad era necesaria para la existencia cristiana. Precisamente la predicación de Pablo se legitima por tener su origen en una actuación graciosa de Dios, es decir regalada a quien era perseguidor de los cristianos. Cualquiera que fuera la experiencia en el camino de Damasco, Pablo ha visto ahí una actuación de Dios inesperada y gratuita, que "le derribó" (cf. Hech. 9,4) y que cambió su vida. La primera carta a Timoteo, (1,12-14), no escrita ya por el propio Pablo pero que recoge su tradición y se presenta bajo su nombre nos dice:
"Estoy agradecido al que me dio fuerzas, Cristo Jesús nuestro Señor, …