Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2010

Para vivir la Navidad (Cardenal Bergoglio)

Abajate,
jugá a la mansedumbre,
jugá a la bondad,
revolvé entre la hojalastra de la vida
y allí vas a encontrar eso que nadie entendía
un niño recostado en un pesebre y envuelto en pañales.

Así se encuentra a Jesús todos los días.
¿Lo sé buscar,
se abajarme para encontrarlo
o me mareo en las mil y una propuestas de esta ciudad pagana?

Porque realmente esta es una ciudad pagana.
Y vos sabés que no te cobran entrada para encontrar a Jesús.
Si querés entrá, simplemente,
El necesita de tu libertad
y que asumas la gratuidad de la salvación.

Porque no hay otra explicación para este misterio de la Navidad
que la gratuidad con la que Dios sale a nuestro encuentro.

-Carenal Jorge M. Bergoglio
fuente

¿Qué busca nuestro corazón?

Si la verdad fuera sólo una fórmula matemática, en cierto sentido se impondría por sí misma. Pero si la Verdad es Amor, pide la fe, el «sí» de nuestro corazón.
Y, en efecto, ¿qué busca nuestro corazón si no una Verdad que sea Amor? La busca el niño, con sus preguntas tan desarmantes y estimulantes; la busca el joven, necesitado de encontrar el sentido profundo de la propia vida;la busca el hombre y la mujer en su madurez, para orientar y apoyar el compromiso en la familia y en el trabajo; la busca la persona anciana, para dar cumplimiento a la existencia terrenal. El «Emmanuel», el Dios-con-nosotros, ha venido como Rey de justicia y de paz. Su Reino —lo sabemos— no es de este mundo, sin embargo, es más importante que todos los reinos de este mundo. Es como la levadura de la humanidad: si faltara, desaparecería la fuerza que lleva adelante el verdadero desarrollo, el impulso a colaborar por el bien común, al servicio desinteresado del prójimo, a la lucha pacífica por la justicia. fuente

Navidad: El amor de Dios que espera nuestra respuesta

El mensaje de los ángeles en la Noche Santa habla también de los hombres: «Paz a los hombres que Dios ama». 
La traducción latina de estas palabras, que usamos en la liturgia y que se remonta a Jerónimo, suena de otra manera: «Paz a los hombres de buena voluntad». 
La expresión «hombres de buena voluntad» ha entrado en el vocabulario de la Iglesia de un modo particular precisamente en los últimos decenios. Pero, ¿cuál es la traducción correcta? Debemos leer ambos textos juntos; sólo así entenderemos la palabra de los ángeles del modo justo. 
Sería equivocada una interpretación que reconociera solamente el obrar exclusivo de Dios, como si Él no hubiera llamado al hombre a una libre respuesta de amor. Pero sería también errónea una interpretación moralizadora, según la cual, por decirlo así, el hombre podría con su buena voluntad redimirse a sí mismo. 
Ambas cosas van juntas: gracia y libertad; el amor de Dios, que nos precede, y sin el cual no podríamos amarlo, y nuestra respuesta, que Él …

Vacaciones! Misión!

Imagen
Estamos ya en pleno verano. Es el tiempo en el que cierran las escuelas y se concentran la mayor parte de las vacaciones. También las actividades pastorales de las parroquias se reducen. Es por lo tanto un momento favorable para dar el primer lugar a lo que efectivamente es más importante en la vida, o sea, la escucha de la Palabra del Señor. Así lo recuerda también el Evangelio, con el célebre episodio de la visita de Jesús a casa de Marta y María, narrado por san Lucas (10, 38-42).

Esta página del Evangelio es especialmente adecuada al tiempo de vacaciones, pues recuerda el hecho de que la persona humana debe trabajar, sí; empeñarse en las ocupaciones domésticas y profesionales; pero ante todo tiene necesidad de Dios, que es luz interior de amor y de verdad. Sin amor, hasta las actividades más importantes pierden valor y no dan alegría. Sin un significado profundo, toda nuestra acción se reduce a activismo estéril y desordenado. Y ¿quién nos da el amor y la verdad sino Jesucristo?

Día Mundial de la Paz (y de la libertad) 2011

Imagen
Aquí van algunos fragmentos del Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz 2011. El tema de este año está relacionado con el lema dehoniano: 
"Que el Corazón de Jesús reine en las almas y en la sociedad". Y nos hace recordar que el martirio y las persecución de nuestros hermanos por causa de su fe en Jesucristo y su Iglesia no es cosa del pasado sino que son actualísimas.
Se puede constatar con dolor que en algunas regiones del mundo la profesión y expresión de la propia religión comporta un riesgo para la vida y la libertad personal. En otras regiones, se dan formas más silenciosas y sofisticadas de prejuicio y de oposición hacia los creyentes y los símbolos religiosos. Los cristianos son actualmente el grupo religioso que sufre el mayor número de persecuciones a causa de su fe. Muchos sufren cada día ofensas y viven frecuentemente con miedo por su búsqueda de la verdad, su fe en Jesucristo y por su sincero llamamiento a que se reconozca la libertad religiosa. Todo esto no se …

Las mafias de la inmigración

Sobre la inmigración hay que decir que es verdad que es descontrolada, pero no por la cantidad de inmigrantes, sino por las mafias que los traen con la promesa de casa, trabajo y comida, y terminan encerrados tras una máquina de coser con un colchón en el piso y sin documento. Se traen chicas de Paraguay con la misma promesa y terminan sólo con el colchón en el piso como fuente de trabajo. Esas mafias son las que hay que controlar en la inmigración.
Ver fuente

Imperios, dictaduras y totalitarismos

Te ofrecemos este texto para que veas lo actual y universal del Evangelio.

Juan el Bautista oyó hablar en la cárcel de las obras de Cristo, y mandó a dos de sus discípulos para preguntarle: "¿Eres tú el que ha de venir o debemos esperar a otro?"...(Mt 11,2-11).
"Es importante favorecer el diálogo y promover el entendimiento mutuo entre personas procedentes de diferentes culturas, modelos de vida y condiciones sociales".
"Han venido muchos profetas, ideólogos y dictadores que han dicho: "¡No es El! ¡No ha cambiado el mundo! ¡Somos nosotros!". Y han creado sus imperios, sus dictaduras, su totalitarismo que habría cambiado el mundo. Y lo ha cambiado, pero destruyéndolo. Sabemos que de estas grandes promesas no ha quedado más que un gran vacío y una gran destrucción".
"El Señor, en el modo silencioso que le es propio, responde: "Mirad lo que he hecho. No he hecho una revolución cruenta, no he cambiado el mundo con la fuerza, sino que he encend…

La ilusión maniquea

La Historia nos ayuda a salir de la ilusión maniquea en la que a menudo nos encierra la memoria: la división de la humanidad en dos compartimentos estancos, buenos y malos, víctimas y verdugos, inocentes y culpables. Si no conseguimos acceder a la Historia, ¿cómo podría verse coronado por el éxito el llamamiento al "¡Nunca más!"? Cuando uno atribuye todos los errores a los otros y se cree irreprochable, está preparando el retorno de la violencia, revestida de un vocabulario nuevo, adaptada a unas circunstancias inéditas. 

Comprender al enemigo quiere decir también descubrir en qué nos parecemos a él. No hay que olvidar que la inmensa mayoría de los crímenes colectivos fueron cometidos en nombre del bien, la justicia y la felicidad para todos. Las causas nobles no disculpan los actos innobles.
Fuente: Diario La Nación

El beato Duns Scoto y Inmaculada Concepción

En los tiempos de Duns Scoto la mayoría de los teólogos oponía una objeción, que parecía insuperable, a la doctrina según la cual María santísima estuvo exenta del pecado original desde el primer instante de su concepción: de hecho la universalidad de la redención que realiza Cristo, a primera vista, podía parecer comprometida por una afirmación semejante, como si María no hubiera necesitado a Cristo y su redención. Por esto, los teólogos se oponían a esta tesis. Duns Scoto, para que se comprendiera esta preservación del pecado original, desarrolló un argumento que más tarde adoptará también el beato Papa Pío IX en 1854, cuando definió solemnemente el dogma de la Inmaculada Concepción de María. Y este argumento es el de la «redención preventiva», según el cual la Inmaculada Concepción representa la obra maestra de la redención realizada por Cristo, porque precisamente el poder de su amor y de su mediación obtuvo que la Madre fuera preservada del pecado original. Por tanto, María es t…